Nuestros primeros pasos en la escuela, más allá de un «Período de Adaptación «.

Como maestras de Educación , empezar en el curso de 1º de Infantil, tiene una mezcla de sensaciones, nervios y en muchas ocasiones dudas porque suele ser un curso muy especial.
Este curso, el equipo docente del nivel, decidimos hablar y reflexionar  sobre el momento en el que nos encontrábamos, para tratar aquellos aspectos que considerábamos tenían que dar un carácter especial a este nivel mucho más alla del “período de adaptación” ( algo que todos l@s maestr@s de infantil sabemos se “queda muy corto” ) para que realmente el inicio de nuestros peques en su escuela fuera el mejor para ellos.

Consideramos que a veces en las escuelas tenemos poco tiempo para hablar, reflexionar, debatir y compartir sobre temas muy importantes,e intentamos buscar el máximo de tiempo posible para ello. Nuestro principal objetivo es que los niños se sientan felices en este nuevo entorno y el respeto de sus  ritmos y necesidades. Para ello somos conscientes de que necesitamos adaptar espacios organización y metodología.

En esta entrada queremos compartir de una manera muy breve, un resumen de nuestro primer trimestre en las aulas de Educación Infantil, fruto de esta reflexión y trabajo.

Repensando el espacio-aula
Aunque cada una de las aulas tiene una estructura y organización distinta. reflexionamos sobre la importancia de algunos espacios en el aula. Por ello incorporamos en todas las aulas el Rincón Natural donde se pudiera jugar con elementos naturales y de relajación ( podéis conocer más este rincón en este enlace ), así como una organización más libre del resto de los rincones dando mucha importancia a aspectos como la psicomotricidad fina y la autonomía.
Unidad Didáctica “Nos conocemos”
Aunque en nuestro centro optamos por una metodología ABP (aprendizaje basado en proyectos ) consideramos que antes de comenzar con proyectos en el próximo trimestre,  los peques debían tener espacio para conocerse y hablar de ellos mismos en el cole.

Para ello hay un elemento fundamental que han sido «Los albums de fotos» que los niños han elaborado con sus familias en casa. Este material nos ha facilitado que todos los niños sin depender exclusivamente de su lenguaje oral pudieran explicarnos cosas sobre su familia, gustos, aficiones… de una manera muy personal.
En cualquier momento podían ampliar el álbum o mandarnos fotos al mail para facilitar la entrada de su mundo exterior a la escuela. Es un elemento que hemos utilizado en las asambleas pero también en los rincones ( sigue estando en el rincón de la biblioteca ya que les encanta manipularlo ).

En nuestra metodología las fichas de trabajo son sólo una pequeña parte. En esta ocasión para elaborarlas hemos partido del grafismo creativo que consideramos una metodología adecuada para adaptarnos a los distintos ritmos de los alumnos y al conocimiento de los distintos materiales que teníamos en el aula.
La base de las fichas están elaborada con grafismos  y después pegaban fotos sobre su historia personal o actividades que nos han facilitado a conocernos unas veces basadas en fotografías ( del albúm o del aula) y en otras ocasiones de características personales ( como su nombre o números personales )

Unas mascotas muy especiales

Estas mascotas «muy emocionantes» que aparecieron en nuestras aula nos han facilitado muchas actividades. Aquí os dejamos su vídeo de presentación:

Actividades de relajación:
Hemos incorporado momentos de relajación, algo que consideramos muy importante y que continuaremos a lo largo del curso. Podéis conocer mas sobre estas actividades en este enlace del blog carrusel de los sueños y en este enlace del Blog Masqcolores
Las familias son parte de nuestra clase:

Desde el principio queremos que las familias sean parte especial del cole. Creemos muy importante crear  muchos cauces de comunicación por eso en nuestra clase intentamos facilitar la incorporación de actividades dentro del aula con su participación y sobre todo abrir nuestra aula lo máximo posible para que conozcan la metodología y el día a día de sus peques. Para ello el blog de aula y el mail se convierten en un elemento imprescindible que los peques y las familias conocen desde el primer día.

Un aula llena de cuentos:Si hay un recurso fundamental en el aula de infantil son los cuentos.
Aquí podéis ver los cuentos de nuestros primeros días donde hicimos una selección de cuentos cantados que gustaron mucho a los peques.

En nuestra evaluación nos hemos dado cuenta de que este trabajo en equipo y reflexión nos ha ayudado a vivir de una manera más relajada como docentes un período un poco más complicado y a conseguir que tanto alumnado como familias vivan la incorporación al centro de una manera muy positiva, algo que consideramos esencial

 

Podeis conocer más detalles de estas y otras actividades en nuestros blogs de aula:
1º Educación Infantil CEIP Foro Romano (Cuarte de Huerva)
Yolanda Pérez Mauri
Cristina Burriel Aldea
Cristina Martínez Atarés

Emociones en el CRA Bajo Gállego

 
Esta experiencia se lleva a cabo desde el curso 2016-2017 en el aula de tercero de Educación Infantil de la localidad de Leciñena, siendo ésta la sede del Colegio Rural Agrupado Bajo Gállego.
 
Se trabaja de manera especial la inteligencia emocional, puesto que como maestra de Educación Infantil considero muy importantes las emociones en la construcción de los aprendizajes, ya que estos últimos tienen lugar en las relaciones que se establecen en el aula.
El objetivo final es prevenir los efectos perjudiciales de las emociones negativas, adquirir un mejor conocimiento de las propias emociones, identificar las emociones de los demás, manejar las propias emociones, además de desarrollar habilidad para generar emociones positivas y habilidad para automotivarse.
 

 

 
Las actividades puestas en práctica nos han enseñado cómo se pueden gestionar nuestras emociones.
Nuestro punto de partida para comenzar a trabajar las emociones fue el cuento «El monstruo de colores» de Anna Llenas en pop up. En este cuento el protagonista es un monstruo que está hecho un lío y debemos ayudarle a ordenar sus emociones. Cada emoción es de un color diferente ( amarillo-alegría, azul-tristeza, rojo-rabia o enfado, verde-tranquilo y rosa-enamorado).
 
 
 
A partir del juego del monstruo que está hecho un lío, por equipos separamos nuestras emociones en unos botes, metimos lanas de colores, dibujamos a los monstruos y escribimos carteles para los botes.
Otra actividad que nos ha ayudado a tomar conciencia de nuestra emoción, es el emociómetro, aplicado diariamente en las asambleas, viendo nuestra imagen en un espejo y expresando a la vez de forma verbal cómo nos sentimos, por qué nos sentimos así y qué nos hace sentir de ese modo.
También pusimos en marcha, el curso pasado, la actividad del cariñograma que consiste en escribir mensajes de cariño y amistad a nuestros compañeros/as.
 
 
Ayudamos a Luna, la protagonista del cuento «El coleccionista de palabras» a llenar la maleta que nos había dejado en clase de palabras y frases bonitas.
Jugamos con el botiquín de las emociones que contiene tiritas pega besos, vendas de los abrazos, una pelota para relajarnos y una toalla recoge lágrimas. Además cuando nos sentimos tristes podemos coger una pegatina en forma de corazón o una sonrisa de una cajita.
 

 

 
 
Para centrar la atención y conseguir una buena relajación una buena herramienta o recurso es el libro «Tranquilos y atentos como una rana».

 

 
Para gestionar las emociones hemos aprendido cuatro pasos de la técnica de la tortuga: 1º Stop ¿Qué sientes?, 2º Piensa, 3º Respira y 4º Actúa y busca una solución.
Como conclusión, cabe citar, que la sorpresa es la emoción perfecta para mantener la tranquilidad en el aula y generar magia.
 
 
» La emoción es imprescindible para aprender. 
Se recuerda lo que se siente, 
y eso se convierte en experiencia».

 

                                            Brierley (Inglaterra, 1947)  
 
Profesorado Colegio Rural Agrupado Bajo Gállego
Leciñena-Zaragoza

El sol de los números

El método ABN, creado por Jaime Martínez Montero, hace hincapié en el trabajo sobre la ESTRUCTURA del número.
Una de las actividades que nos permiten profundizar en dicho aspecto es el SOL de los números.
Esta actividad comienza colocando en el centro de la pizarra un número, puede ser por ejemplo el número del día.
El alumnado va completando los «rayitos» del sol, la pregunta que les hacemos es ¿Cómo puedes llegar al número…?.
Para dar respuesta se ofrecen distintos materiales que les sirven de apoyo:
Recta numérica:
             «¿En qué número te pones?» puede ser en uno anterior o posterior al número que estamos trabajando, si es anterior para llegar tendremos que sumar (ir hacia adelante)  y si es posterior tendremos que restar (ir hacia atrás en la recta).
En el ejemplo de abajo para llegar al número 18 pueden elegir ponerse en el 10 y desde ahí contar hasta que se encuentran con el número 18 ( 8 más).
– Manitas de plástico con diferente número de dedos levantados.
            Eligen de la caja de manitas las que quieren colocar, por ejemplo 5, 2,3, 5, 3. Las colocan en la recta numérica, la primera en el 5, la segunda manita la colocan en el 7 (5+2), la tercera en el 10 (7 +3) , la cuarta en el 15 (10+5) y la quinta manita en el 18 (15+3).
En el vídeo puede verse que la elección de la última mano ha sido errónea ( ha elegido la manita del 4 que luego cambiará por la del 3), nos damos cuenta cuando, una vez colocadas las manos, revisamos la suma para trasladarla a la pizarra.
– Tabla del 100: Es una dinámica parecida a la que ocurre con la recta numérica pero en este caso también se pueden dar «saltos» que suponen conteos ascendentes o descendentes de 10 en 10.
Manos: Para hacer el 18 necesito dos compañeros, uno que saque 10 dedos y el otro que saque 8. Viendo la cantidad de esta manera surgen varios «rayitos», por ejemplo: 5+5+5+3 y  5+5+8.
Palillos: Construyen el 18 con palillos y luego los separan por donde quieren, hacen el conteo y se anota en la pizarra, en este caso 14+4.
Podemos ver otro ejemplo con el número 15, aquí también se han utilizado distintos materiales.
En definitiva, el SOL de los números es una actividad muy completa gracias a la que practicamos conteos , operaciones básicas y tránsito por la tabla del 100. Además nos permite practicar y afianzar el lenguaje que debe acompañar a la acción matemática tal como nos recomienda Jaime Martínez Montero en toda su bibliografía sobre método ABN.

Maite Murillo García
C.E.I.P. Torre Ramona
Zaragoza

 

Las aventuras de… Un proyecto colaborativo muy especial.

Hace unos meses los alumnos y alumnas de 3 y 4 años de Ontinar de Salz del CRA Bajo Gállego, nos embarcamos en una gran aventura en la que no remamos solos, sino que estamos acompañados por unos nuevos amigos:

  • Los niños y niñas de 4 años de la maestra Cati Navarro, del CEIP San Agustín de Casas Ibáñez en Albacete.
  • Los niños y niñas de 5 años de la maestra Carmen Meca, del CEIP Purísima Concepción de El Esparragal, en Murcia.

PRESENTACIÓN PROYECTO from catigui on Vimeo.


Tanto para mis alumnos como para mí esto ha supuesto un plus de energía, de ilusión y de ganas de seguir aprendiendo.
 
Desde el principio las tres tuvimos claro que esta aventura colaborativa estaría sustentada en el aprendizaje basado por proyectos, la gamificación, el aprendizaje de servicio, la pedagogía Montessori, la metodología por rincones, la programación y robótica y el uso de la nuevas tecnologías, entre otras muchas cosas.

Por ello, solemos tener reuniones vía Hangouts una vez a la semana en la que vamos planificando el trabajo que vamos a llevar a cabo adaptándolo siempre al nivel de nuestro alumnado y dejando espacio para todo lo que pueda ir surgiendo en cualquiera de las tres aulas ya que no podemos olvidar que son nuestros alumnos y alumnas los que nos van marcando el camino que debemos seguir estando siempre en el centro del proyecto y siendo los máximos protagonistas.
 
Una vez explicado un poco nuestro proyecto hoy os presento la actividad de motivación que llevamos a cabo para conocer el nombre de nuestra chica aventurera, si queréis saberlo no dejéis de leer.
Esta mañana al llegar a clase hemos notado algo raro. Había unas bolsitas pegadas debajo de la pizarra, pero es que, además, alguien había dejado una imagen de una niña en la pizarra blanca, ¿quién habrá podido ser?

 

Pues tras pensar un ratito Jara ha llegado a la conclusión de que han debido de ser los DoJos, que estaban muy contentos por todos los puntos que habíamos ganado y que nos habían mandado ese regalo.

 

Ni corta ni perezosa he mirado mi email, no fuera a ser que los DoJos me hubieran escrito algo más, y cuál ha sido nuestra sorpresa al ver que nos habían enviado una especie de tablero…  ¡Era un juego!

 

Así que hemos probado a tocar a la niña a ver si así despertaba y… ¡lo ha hecho! Nos ha propuesto ir superando diferentes retos para ir consiguiendo las letras de su nombre y así descubrir cómo se llamaba. Si queréis verlo haced clic sobre ella.

Así, poco a poco hemos ido superando cada uno de los cinco retos:

– Construir un puzzle de la niña en equipo.
– Bailar una canción con mucho rítmo.
– Construir a carita de la niña con palos, piedras, hojas…, en el recreo del cole.
– Cantar una canción a la niña todos juntos.

Para otra de la pruebas hemos necesitado el móvil de la profe, ya que en la puerta de la biblioteca nos ha aparecido como un laberinto extraño que ha resultado ser un código QR, o lo que es lo mismo, un cuadrado que esconde una magia cuando lo leemos con el móvil o con una tablet.

Una vez que lo hemos leído nos ha mandado a una página en la que debíamos traer tantos objetos de clase como nos pedía, os la dejamos aquí para que la veáis también.

Las aventuras de Amalí, 4 prueba from Carolina Calvo Garcia

Una vez que lo íbamos consiguiendo lo íbamos tachando con tinta digital en la PDI para no equivocarnos, ¡lo hemos hecho fenomenal y lo mejor es que ha sido un trabajo en equipo!

De esta manera y gracias al esfuerzo de todo el grupo hemos ido descubriendo todas las letras de su nombre, las hemos comparado con el nuestro, hemos hecho nuestras hipótesis sobre cómo se podría llamar conforme iban apareciendo… Hasta que hemos llegado al final y hemos descubierto que nuestra chica aventurera se llama… AMALÍ

 

¡Bienvenida a nuestra clase! ¡seguro que viviremos millones de aventuras contigo!

Y, bueno, éste es el proyecto en el que con tanta ilusión llevamos trabajando desde principio de curso
 

 

Si queréis saber más sobre esta aventura no os perdáis el blog de mis queridas Cati y Carmen.

Pequeños Pizpiretos
O el mío Un Mundo de Pequeñas Cosas

¡Os seguiremos informando!

Carolina Calvo García
CRA Bajo Gállego
Ontinar de Salz

 

Consticorona

En septiembre el Claustro de profesores del CEIP Montecorona consideramos importante crear unas normas de convivencia para todo el Centro.
Desde principio de curso estamos trabajando con el alumnado  la creación de las normas que faciliten y mejoren la convivencia en el Centro.
Empezamos debatiendo en las aulas las normas que los alumnos y alumnas consideraban más importantes, luego cada aula aportó las normas que habían elegido. Posteriormente se recogieron y redactaron esas propuestas y se plasmaron en la papeleta de votación.
El viernes 3 de noviembre se realizó la votación de las normas que formarán parte de nuestra “CONSTICORONA”.
 Con anterioridad se publicó el Censo Electoral, se formó la Mesa Electoral (con alumn@s de 6º), y se procedió a realizar la votación a lo largo del día.
 

 

Toda la Comunidad Educativa estamos participando con ilusión en este proceso que nos va a ayudar a crecer como personas en nuestro día a día.
 

 

 

 
 
 
Fuente: CIFE Sabiñánigo (Asesor Fernando Guaza), CEIP Montecorona (Huesca)
 
 

Experiencias emocionantes en Infantil

En la Escuela Infantil de Leciñena pensamos que favorecer la competencia emocional desde edades tempranas ayuda a prevenir futuros problemas emocionales y de conducta en el niño/a, por lo que la intervención sobre dicha competencia adquiere gran relevancia.
En esta línea, decidimos entre dos compañeras elaborar una pequeña unidad didáctica dirigida a nuestros peques de 1 a 3 años cuyo eje fundamental serían las emociones básicas, entendiendo como tal la alegría, la tristeza, el enfado y el miedo, guiadas a través de un cuento llamado El monstruo de colores (Llenas, 2012).

 

 

 

Con esta unidad didáctica se pretende que el alumnado conozca formas positivas de relación con los demás a la vez que se desarrolla de forma individual a nivel social y emocional. Para ello, la unidad trabajará contenidos relacionados con la competencia emocional con el objetivo de que el niño/a conozca sus emociones, sepa identificarlas y expresarlas adecuadamente para poder desenvolver en su entorno y mantener relaciones positivas con los demás. Con esta unidad didáctica se pretenden alcanzar los siguientes objetivos:
 Reconocerse como persona diferenciada de las demás y formarse una imagen ajustada y positiva de sí mismo, desarrollando sentimientos de autoestima y autonomía personal.
 Identificar necesidades, sentimientos, emociones o preferencias.
 Realizar, de manera cada vez más autónoma, actividades habituales y tareas sencillas para resolver problemas de la vida cotidiana, aumentando el sentimiento de autoconfianza y la capacidad de iniciativa.
 Progresar en la adquisición de hábitos y actitudes relacionados con el bienestar emocional, disfrutando de las situaciones cotidianas de equilibrio y sosiego.
 Facilitar hábitos de respeto, ayuda y colaboración, evitando actitudes de sumisión o dominio.
 Incrementar la autonomía.
 Fomentar la expresión oral y escrita.
 Tomar conciencia de nuestra propia imagen y la de los demás
 Introducirse en el tema de la competencia emocional.
 Conocer y diferenciar las características de las distintas emociones.
 Aprender a mostrar, reconocer y gestionar las distintas emociones.
 Fomentar la autoestima y el autocontrol.
 Desarrollar el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.
Diferentes actividades nos ayudarán a intentar alcanzar estos objetivos. La idea es que el trabajo en emociones esté presente en cada momento de nuestro día a día y seamos capaces de escuchar y comprender que sienten nuestros peques.
Beatriz Carrillo
Escuela Infantil de Leciñena

 

Piececillos de Luis Vives

 

En la exposición «Tendiendo puentes educativos» del I Congreso Internacional de Innovación Educativa se pudo ver la siguiente fotografía tomada en el CEIP Luis Vives en el desarrollo de una actividad y, aunque por sí misma dice mucho, nos gustaría explicaros el trabajo que hay detrás.
 
 
En nuestro centro, desde hace varios cursos, trabajamos en colaboración con la Facultad de Educación de Zaragoza, en aquellas asignaturas donde trabajan con la metodología de Aprendizaje Servicio. 
 
En palabras de Roser Batlle: «El aprendizajeservicio es una propuesta educativa que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en un solo proyecto bien articulado donde los participantes aprenden al trabajar en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo.»

En esta ocasión fue algo muy especial, por varios motivos. Por el contenido de la colaboración (hacer una tinker tray, que luego explicamos), rica, vivencial, creativa, Por la clase, que qué vamos a decir, es maravillosa y por las alumnas de la facultad y el vínculo generado con el alumnado, apreciable en la foto de grupo y en el vídeo adjunto. Un par de horas juntos y ya amigos de toda la vida.

Una tinker tray es una bandeja con compartimentos, repleta de distintos materiales para que los niños jueguen, creen, construyan… Es una invitación abierta a que los niños y las niñas creen (no se dan instrucciones) para estimular el pensamiento creativo. 
«Se han hecho más conocidas en el último tiempo con el aumento de la popularidad de la educación Reggio Emilia y las actividades de STEM (Science, Technology, Engineering, and Mathematic / ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) para pre escolares.»
 ¡Dadle al play y disfrutad!
 
 
Laura Prieto Fernández
CEIP Luis Vives

Desafiando a la mente.

DESAFIANDO A LA MENTE
Pongamos las mates en juego.
¡¡Ya estamos de vuelta !! Y una buena manera de comenzar el curso es compartiendo proyectos. 


 

¿Qué es? 
Desafiando a la mente es un proyecto logicomatemático basado en grupos interactivos (familias facilitadoras) y parejas cooperativas y donde la motivación, al aprender a través del juego, es el gran motor.
 
¿En qué consiste? 
Consiste sencillamente en la selección de 4 juegos de retos lógicos que darán lugar a 4 estaciones por los que irá pasando el alumnado organizado en parejas fijas. 
Para llevarlo a cabo se juega sólo con la mitad de la clase. Para ello se aprovechó un apoyo ordinario y se convirtió en un desdoble.
Hay muchos juegos. A mi me gustaron estos 4 en concreto, pero variará según la edad del alumnado.
  • Retos con torres y canicas. 

 

 
 
  • Retos con láser reflejado y desviado a través de diferentes espejos.
  • Retos con puzzles en 2 y 3 dimensiones.

 

  • Retos relacionados con cálculo rápido de operaciones (1 minuto y medio).
Las parejas juegan juntas para superar los retos en 3 de las 4 estaciones, ya que por la estación Dados y Cálculo Rápido, se juega de manera individual.
Los retos superados en torres, láser y puzzles quedarán registrados en un cuadernillo personal.

 

 



¿Para qué edad? 
Por poder, desde infantil hasta secundaria. Como es lógico cambiarían los juegos.
Aunque se ha llevado a cabo durante el curso escolar pasado en una única clase de 3º, el contagio ha sido tal, que se instaurará este curso en el colegio de momento en todo 4º, con la idea de expandirlo a otros equipos didácticos.

 

 

 
¿Temporalización? 
El proyecto se ha desarrollado en una sesión semanal de 45 minutos del área de Matemáticas.

 

 

 

Se organizó para que se pasase por 2 estaciones por sesión. Fueron unos 17 minutos intensivos en cada una de ellas. 

 

Una estación es siempre fija, Dados y cálculo rápido. Aunque lo que cambia es el momento (1º ó 2º tiempo).
Como son más de 200 retos en total, se puede llevar a cabo durante dos cursos seguidos perfectamente. 
 
¿Cuál es el papel de las familias? 
Las familias facilitan, ayudan a los niños con pistas cuando se sienten bloqueados, pero nunca dan demasiada información y por supuesto, jamás desvelan la solución.
Es muy importante respetar el ritmo de razonamiento de cada pareja. No importan tanto los retos logrados como el camino recorrido.

 

 


 
 
A su vez si surge alguna incidencia o duda, las familias facilitadoras apuntan en un cuadernillo de comunicación específico de la estación. 
Posteriormente se lee en clase y se buscan soluciones implicando al gran grupo.

 

¿Cuál es el papel del maestro o de la maestra? 
Su papel fundamental es organizar todo el proyecto: las parejas, los cuadernillos tanto de pequeños (de normas, registro y valoración) como de adultos (normas, incidencias y valoración),los juegos, asignación de parejas y estaciones por sesión…
Antes de poner en marcha el proyecto es muy importante reunirse con las familias que se van a convertir en facilitadoras para formarlas.
Al alumnado es recomendable formarlo previamente para que comprendan bien los juegos, y de este modo ser más operativos cuando llegue el momento. 

 

 

 

 

 

Durante la sesión, el/la docente se convierte en observador/a: de las interacciones, de las dificultades, e incluso de las fortalezas a nivel lógico o espacial que estaban ocultas en otras sesiones lectivas.
¿Se podría desarrollar sin familias? 
Sí. Pero apostar por una escuela abierta y participativa supone un gran beneficio para todos (familias – alumnado – docentes).
Aurora Dolz.
CEIP Guillermo Fatás. Zaragoza

La Ciudad de los Números

          En la metodología ABN, que tanto interés despierta entre los docentes aragoneses, se trabaja el conteo de dos en dos desde la etapa de Infantil.
          En el CEIP Torre Ramona, mi compañera Ana Palacios y yo, queríamos trabajar este conteo salteado en uno de los contextos más significativos en los que aparece: la numeración en las calles.
Nuestro material está basado en el jardín de las decenas cuyo desarrollo podéis ver en este enlace http://www.actiludis.com/2017/04/23/plantillas-jardin-las-decenas/ .
Para hacer la Ciudad de los Números hemos necesitado:
– Plantillas para las calles.
– Casitas de diferentes colores.
– Números con diferente color para decena y unidad.
– Velcro.
          Dado que la elaboración del material nos iba a llevar mucho tiempo, decidimos contar con la inestimable colaboración de nuestro compañero de 5º, José Luis Ruiz Ramas.
¡José Luis esperamos que seas en próximos cursos nuestro compañero en el ABN!

Gracias a su ayuda nuestro material estuvo listo en un periquete:

 

 

        Una vez que tuvimos preparado el material, y aprovechando la semana dedicada a la Educación Vial, en la que contamos con la colaboración de la Policía Local para concienciar acerca de la importancia de respetar las normas de tráfico, nos lanzamos a estrenar nuestras calles de papel.

 

Entre las actividades que hemos hecho destacan las siguientes:
– Ponerle nombre a las calles: así hablamos de callejón del 10, del andador del 20, del Paseo del 30 y de la calle del 40.
– Si viviéramos en la Ciudad de los Números ¿dónde estaría nuestra casa?
 
– Quitamos los números de cada calle y los ordenamos.

– Ficha en blanco para completar los números y decorar nuestro propio callejón del 10 y que nos sirve para el resto de las decenas.
– Ponerlos en fila para ver todos los pares a un lado, y al otro los impares.

 

     En fin, un material que nos va a servir para profundizar en contenidos matemáticos, de lenguaje y también de seguridad vial.
     ¿Este material es original nuestro? Pues todo lo original que se puede ser en la era de Internet, donde todo el mundo comparte y nuestro trabajo es el producto de todo lo que vemos y aprendemos de los demás. Gracias de nuevo a todos los que compartís vuestra material, vuestro tiempo y vuestra pasión por el ABN y por la Educación en general, y por supuesto, en mayúsculas.
                                                                                                             Maite Murillo García
                                                                                                             CEIP Torre Ramona
                                                                                                             Zaragoza

 

Una experiencia sana y autogestionada (CEIP El Espartidero)

La primera inquietud de las familias del alumnado del CEIP El Espartidero,  en relación al comedor escolar, fue y es la salud de nuestros hijos y de nuestras hijas.  Antes de todos los aprendizajes que puedan adquirir en la escuela, por delante de todos los conocimientos, evaluaciones y exámenes que puedan hacer en el colegio y en la primera fila de materias, asignaturas y libros… ahí mismo situamos la SALUD de los pequeños. La oportunidad de autogestionar el comedor nos permite decidir tanto sobre la alimentación  como sobre el proyecto educativo que se desarrolla en el mismo.   Gracias al asesoramiento de la Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad y del Servicio Provincial de Educación, las familias del cole y el Equipo Directivo del CEIP El Espartidero hemos podido iniciar esta aventura.

 

Uno de los objetivos educativos del Proyecto del comedor es que los 350 niños y niñas que comen allí se hagan responsables, en la medida de sus posibilidades, de su propia salud.  Para ello es fundamental la coordinación entre los distintos grupos de trabajo: equipo directivo, familias, monitoras, cocina, proveedores…

 

 

Nuestra «metodología» es sencilla y tiene que ver con la alegría, con la cesión de la batuta y con ponerles al frente de las acciones educativas que desarrollamos en ese fantástico espacio educativo que es el aula abierta del comedor escolar.

Además de poner en marcha el comedor escolar autogestionado, hemos desarrollado algunas actividades que completan este proyecto:

 

Taller «Cocineros de El Espartidero»

Un sábado al mes celebramos, durante 3 horas, una fiesta culinaria o artístico-saludable donde los pequeños marcan el ritmo y nos invitan a reflexionar sobre nuestro papel como acompañantes en su actividad mientras vemos cómo trabajan, hablan, se mueven sin parar, exploran, preguntan y comprueban que son capaces de no seguir instrucciones.  Con tres o cuatro normas muy claras y básicas para poder deambular por la cocina con seguridad, los niños ya pueden comenzar la actividad que supone un maravilloso reto no solo para el alumnado sino también para los adultos que participan en él.

 

 

 

El trabajo se desarrolla de forma colaborativa en  grupos mixtos formados por alumnos y alumnas de entre 3 hasta 14 años.  A los mayores les encanta hacerse cargo de los más pequeños y, a estos, les fascina que los mayores les ayuden a preparar el hojaldre, por ejemplo.  En las sesiones suele haber unos 30 alumnos y alumnas del centro que revolucionan el comedor y manejan utensilios de cocina sin parar o que utilizan un material artístico de lo más variopinto.

 

 

Visitas al corazón del comedor

El objetivo de esta actividad es que el alumnado conozca la cocina, los cacharros, las máquinas y, sobretodo, a las personas que trabajan allí.  En esta visita diaria  los alumnos y alumnas  descubren qué van a comer y aprenden por qué deben alimentarse, aunque no sea de su comida preferida:  «Te alimento porque te quiero»…  Desde 6º de Primaria hasta 1º de Infantil, todos los alumnos y alumnas del centro han ido pasando por grupos con su monitora de comedor para conocer este sitio que siempre huele tan bien.

 

 

El Huerto en el comedor

Los niños y las niñas trabajan la tierra para  cultivar sus propios alimentos: lechuga, tomate, pimientos… Cuidando el huerto diariamente, aprenden el ciclo completo de las plantas.  No es solo una actividad, sino que se trata de que adopten una buena actitud ante la vida.

 

 

Para todas estas acciones es fundamental la presencia de las monitoras que también están conociendo la alimentación ecológica, la sostenibilidad y trabajan el cuidado del medio ambiente, conceptos y filosofías que en un principio resultan difíciles de encajar, pero que con el tiempo se adueñan de nuestro corazón.

Os dejamos unas palabras de nuestro Director Manuel Vergara, que ha estado con nosotros desde el principio de los principios por lo que le estamos muy agradecidos:

«Decía mi abuela que «todo lo bueno se hace esperar». Si hablamos de algo bueno en la cocina, sabemos que los platos sencillos cuestan poco de saborear, pero mucho en su aprendizaje. El comedor de El Espartidero ha sido un guiso sencillo, cuando se degusta a diario, pero laborioso en su llegada donde estamos ahora.

 

Siguiendo con el símil, al principio de todo necesitamos ingredientes: ideas que fueran interesantes, fuerza  para llevarlas a cabo, principios como «con la comida no se juega»Y así, fuimos al mercado de nuestro colegio y soñamos ideas, intentando «venderlas» y venderlas bien. La vieja olla del convencimiento cocía a fuego lento nuestro particular condumio.

 

Lastimosamente, el primer caldo se nos pasó. Entretenidos como estábamos en otros menesteres, se evaporó la ilusión y llegaron las dudas. Estuvimos a punto de dejarlo estar e ir a un supermercado a comprar los sobres mágicos que preparan las sopas que no son (ni serán nunca) nuestras. Pero nos recuperamos.

 

El siguiente ingrediente era el dinero. Prosaico como él solo, nos sonreía de lejos para ponernos las cosas difíciles. Conseguimos que una amiga nuestra como es la confianza, nos fiara un poco más en la tienda del Servicio Provincial de Educación y empezaran las obras de la nueva cocina del colegio. El verano, con la ayuda de todos, nos trajo el regalo de poder empezar a poner la mesa y que nuestros chiquillos comieran como en casa.
Y se abrió el telón y aparecieron los entrañables Carmen y Néstor, los cocineros, las ayudantes, las monitoras, se nos estropeó una sartén, vino un señor muy serio a decir que «ojo con las limpiezas y las inspecciones de salud pública», rellenamos muchos estadillos, nos manchamos de compromiso social, alguien nos dijo un día que: «perseguimos un sueño y lo conseguimos» y, sin darnos cuenta, lloramos un poco a escondidas, murmurando para nosotros mismos un «somos muy pequeños pero muy grandes»… y lo dijimos para todos los que estuvieron y ya no están; los que estamos, pero por poco;  y, sobretodo, lo dijimos alto para los que no estaban y seguro que estarán».