No obstante… Lorenzo sigue siendo el mismo

           La globalización es  un principio metodológico indiscutible en Educación Infantil, y desde otras etapas educativas también se valora como eje vertebrador de la práctica educativa.
            El carácter motivador de los cuentos está fuera de toda duda en Educación Infantil y,  prácticamente, podríamos decir que continúan emocionándonos durante toda la vida.
            Ambos aspectos convergen en nuestra programación de aula de 2º de Infantil, a partir de los cuentos trabajamos diferentes temas que nos parecen interesantes.
            Si en 1º de Infantil nos propusimos como objetivo central de nuestra práctica el yo físico y emocional, este curso nos centramos en los primeros grupos sociales, principalmente familia y escuela.
            Este primer trimestre hemos trabajado varios cuentos, entre ellos “El cazo de Lorenzo” de Isabel Carrier.
Con una estética y un texto  sencillo, casi minimalista, la autora concentra en el cazo como objeto, todo aquello nos hace tropezar y avanzar despacio en la vida. Menos mal que encuentra a alguien que le ayuda a “espabilarse” con su cazo. 
Durante dos semanas hemos hecho actividades con este cuento en distintos momentos.
En la sesión de plástica, hicimos nuestra versión del taller sobre “arte para todos” del ilustrador Gusti. Tuvimos distintos materiales a nuestro alcance y los utilizamos siguiendo diferentes consignas:
– Con los ojos cerrados.
– Bailando.
– Con nuestra mano dominante a la espalda.
Hemos hablado también de Goya y de Beethoveen, hemos visto y escuchado sus obras.
En psicomotricidad queríamos experimentar cómo es caminar sin ver, nos turnado por parejas para practicar el papel de lazarillos.
El juego de 1, 2, 3 soleil es mucho más difícil si tenemos una pierna atada a la del compañero.



El material para trabajar la lectoescritura estas dos semanas ha sido el título del cuento, que hemos ordenado y desordenado.
También hemos utilizado el cuento como punto de partida para hablar de lo que nos resulta difícil hacer y quién nos ayuda a superar esas dificultades.
La visita del hermano de nuestro compañero, que necesita una silla de ruedas, nos ha ayudado a conocer cómo es su vida.
En francés hemos visto un audiovisual de este cuento en ese idioma.
Nos ha parecido una buena manera de tratar el tema de la diversidad en el aula.
Sobre todo nos ha hecho reflexionar mucho el mensaje final, esperanzador y realista al mismo tiempo “Por fin, Lorenzo puede jugar con los demás. Ahora le encuentran un montón de cualidades. No obstante…Lorenzo sigue siendo el mismo.

Maite Murillo
CEIP Torre Ramona

Foto-historias para aprender

A veces, cuando comenzamos un proyecto en Educación Infantil hay conceptos difíciles de explicar a nuestro alumnado utilizando las imágenes y las palabras.
Y, esto es lo que sucedió en mi aula de 4 y 5 años cuando, inmersos en un proyecto sobre Piratas, intenté explicarles sin éxito qué era un corsario.
Así que ni corta ni perezosa les propuse ir a nuestro rincón del proyecto en el que teníamos disfraces y escenificar una historia para poder comprenderlo mejor. Casi casi, antes de acabar la frase ya estaban todos allí como podréis imaginar.
Para hacerlo seguimos el siguiente proceso:
1. Pedí voluntarios para interpretar a cada uno de los personajes propuestos.
2. Se fueron caracterizando con la ropa adecuada que encontraban en el rincón de los piratas pudiendo pedir la ayuda de algún compañero.
3. Con los juguetes y elementos del aula creamos los diferentes escenarios.
4. Entre todos construimos la historia y concretamos dónde se desarrollaría cada parte de la misma.
5. Los actores se prepararon y sentamos al público en la asamblea.
6. Mientras ellos actuaban, bueno, mejor dicho, mientras ellos aprendían jugando a través de la interpretación, yo les iba haciendo fotos con el móvil.
7. Otro día subimos esas fotos a la página web Pixlr en la que pusimos los textos, la narración de la historia, alguna onomatopeya…
8. Poco a poco vamos construyendo la foto-historia, en la que a todos nos quedó claro qué era la Patente de Corso y qué significaba llegar a ser un corsario.
9. La monté en un Power Point para subirla a la página Issuu con formato de cuento.
Y… ¡eso es todo! Esperamos que os guste

Carolina Calvo García
CRA Bajo Gállego Leciñena, Zaragoza

…¿Y tú 29, de qué familia eres?

     Hace apenas 9 años comenzó su andadura en Andalucía la metodología ABN .
     Jaime Martínez Montero desarrolla la teoría de este método en varios libros de obligada consulta si queremos llevarlo a la práctica en nuestras aulas.
     Desarrollo y mejora de la inteligencia matemática en Eduación Infantil  es el que os recomiendo si estáis en esta primera etapa educativa. Este libro,  y otros del mismo autor, podemos encontrarlos a nuestra disposición en los CIFES de Zaragoza.
     La metodología ABN nos anima a trabajar la numeración de una manera mucho más exhaustiva y completa en Educación Infantil.
   En 1º de Infantil hemos realizado actividades con material manipulativo, uno de los puntales básicos del ABN, llegando en el conteo hasta el 10, aunque manejamos números más altos si nos encontramos con ellos en nuestra vida cotidiana, como nos sucede con los días del calendario o con el número de alumnos que estamos en clase.
    En 2º de Infantil estamos trabajando este trimestre hasta el número 29.
   Para profundizar en la estructura interna de las primeras decenas nos inspiramos en el trabajo de Conchi Bonilla (CEIP Sagrado Corazón de Getafe) y en las ponencias de Mari Carmen Canto cuyo material podéis consultar aquí: 

     El trabajo con familia de números  (la del 10, la del 20…) y con pandillas (1, 11, 21…) lo llevamos a cabo en el momento de Asamblea, una vez que hemos pasado lista y hemos buscado el día en el calendario.
    La dinámica la hacemos de la siguiente manera:
    – El encargado busca el día en el PANEL NUMÉRICO y lo gira, cambiando de este modo el fondo del número. En este caso le tocó el turno al número 29.
    – Les preguntamos ¿a quién conocéis de esa familia? Ellos van lanzando sus hipótesis y pueden salir a girar número si lo dicen correctamente.
    – Una vez que hemos encontrado a todos los integrantes de la familia nos lanzamos a buscar a los miembros de su pandilla, es decir, aquellos que terminan igual que él. En este caso el 9 y el 19.
    Un día que estábamos en el aula haciendo esta actividad , oí que Miguel cantaba por lo bajo “el 21 no sabe correr, por eso da tantos traspiés”.
    A partir de ese día el encargado también elige una canción de los cabezudos y se la cantamos al número del que estamos buscando familia y pandillas ese día, lo llamamos LOS NUMEZUDOS.
   Es una actividad que ellos piden, por lo que deduzco que les gusta y a mi me sirve para comprobar cómo van avanzando en el dominio de la estructura de estas primeras decenas.
Maite Murillo García
CEIP Torre Ramona
Zaragoza