Chat en nuestras actividades, ¿Por qué no?

Hace un mes un alumno de los cursos de robótica de CATEDU me invitó a entrar a formar parte de un grupo de Telegram de docentes interesados en la robótica de la Comunidad Valenciana ¡¡No otro grupo de Whatsapp noooo!!! es lo primero que me vino a la mente, pero que sea por Telegram me picó la curiosidad.

Encontré un grupo de docentes que intercambiaban dudas, propuestas, retos, ficheros, eventos… ningún meme. ¿Por qué no hacer esto en Aragón? así nació el grupo de Telegram que va creciendo en miembros y en interactividad SI QUIERES PARTICIPAR AQUÍ ESTÁ EN ENLACE: https://goo.gl/QP2BvK

Intercambiar opiniones, que el docente no se sienta aislado, que pueda expresarse … está muy bien, hay muy buenas herramientas TIC para conseguirlo, Telegram es una de ellas, otra es Twitter .Estos microforos son muy saludables, pero mi experiencia me dice que la gente no participa, o mejor dicho participan siempre los mismos, y eso no es sano:  no todos tienen Twitter instalado, somos tímidos, pensamos que nuestra opinión no es importante, tememos meter la pata, … y nuestras conversaciones no son anónimas!!!, estas herramientas les falta algo… y encima no se pueden usar con los alumnos por ser menores de edad…. ¿hay alguna solución?

2018-04-19 10 51 19-ChatBro - web site chat synchronized with Telegram VK

Continuar leyendo “Chat en nuestras actividades, ¿Por qué no?”

Las aventuras de Amalí: Creamos un juego interactivo con Tiny Tap

Los niños y niñas del aula de 3 y 4 años de Ontinar de Salz, seguimos trabajando en nuestro proyecto sobre África titulado “Las aventuras de Amalí” que estamos llevando a cabo de manera colaborativa con los niños del CEIP Purísima Concepción de Esparragal y su maestra Carmen, y los niños del CEIP San Agustín de Casas Ibáñez y su maestra Cati.

Pues bien, dentro de la cuarta aventura sobre animales, nuestra querida Amalí nos mandó un reto muy especial… ¡hacer un juego interactivo sobre de animales africanos! Éste sí que era un reto difícil… Menos mal que Amalí nos dijo qué aplicación debíamos utilizar para hacerlo: Tiny Tap.

Así que, nos pusimos manos a la obra y en uno de los rincones estuvimos diseñando imágenes sobre qué animales queríamos que aparecieran, estuvimos escribiendo títulos en la tablet…, es decir, realizando la parte de diseño. Continuar leyendo “Las aventuras de Amalí: Creamos un juego interactivo con Tiny Tap”

Las aventuras de… Un proyecto colaborativo muy especial.

Hace unos meses los alumnos y alumnas de 3 y 4 años de Ontinar de Salz del CRA Bajo Gállego, nos embarcamos en una gran aventura en la que no remamos solos, sino que estamos acompañados por unos nuevos amigos:

  • Los niños y niñas de 4 años de la maestra Cati Navarro, del CEIP San Agustín de Casas Ibáñez en Albacete.
  • Los niños y niñas de 5 años de la maestra Carmen Meca, del CEIP Purísima Concepción de El Esparragal, en Murcia.

PRESENTACIÓN PROYECTO from catigui on Vimeo.


Tanto para mis alumnos como para mí esto ha supuesto un plus de energía, de ilusión y de ganas de seguir aprendiendo.
 
Desde el principio las tres tuvimos claro que esta aventura colaborativa estaría sustentada en el aprendizaje basado por proyectos, la gamificación, el aprendizaje de servicio, la pedagogía Montessori, la metodología por rincones, la programación y robótica y el uso de la nuevas tecnologías, entre otras muchas cosas.

Por ello, solemos tener reuniones vía Hangouts una vez a la semana en la que vamos planificando el trabajo que vamos a llevar a cabo adaptándolo siempre al nivel de nuestro alumnado y dejando espacio para todo lo que pueda ir surgiendo en cualquiera de las tres aulas ya que no podemos olvidar que son nuestros alumnos y alumnas los que nos van marcando el camino que debemos seguir estando siempre en el centro del proyecto y siendo los máximos protagonistas.
 
Una vez explicado un poco nuestro proyecto hoy os presento la actividad de motivación que llevamos a cabo para conocer el nombre de nuestra chica aventurera, si queréis saberlo no dejéis de leer.
Esta mañana al llegar a clase hemos notado algo raro. Había unas bolsitas pegadas debajo de la pizarra, pero es que, además, alguien había dejado una imagen de una niña en la pizarra blanca, ¿quién habrá podido ser?

 

Pues tras pensar un ratito Jara ha llegado a la conclusión de que han debido de ser los DoJos, que estaban muy contentos por todos los puntos que habíamos ganado y que nos habían mandado ese regalo.

 

Ni corta ni perezosa he mirado mi email, no fuera a ser que los DoJos me hubieran escrito algo más, y cuál ha sido nuestra sorpresa al ver que nos habían enviado una especie de tablero…  ¡Era un juego!

 

Así que hemos probado a tocar a la niña a ver si así despertaba y… ¡lo ha hecho! Nos ha propuesto ir superando diferentes retos para ir consiguiendo las letras de su nombre y así descubrir cómo se llamaba. Si queréis verlo haced clic sobre ella.

Así, poco a poco hemos ido superando cada uno de los cinco retos:

– Construir un puzzle de la niña en equipo.
– Bailar una canción con mucho rítmo.
– Construir a carita de la niña con palos, piedras, hojas…, en el recreo del cole.
– Cantar una canción a la niña todos juntos.

Para otra de la pruebas hemos necesitado el móvil de la profe, ya que en la puerta de la biblioteca nos ha aparecido como un laberinto extraño que ha resultado ser un código QR, o lo que es lo mismo, un cuadrado que esconde una magia cuando lo leemos con el móvil o con una tablet.

Una vez que lo hemos leído nos ha mandado a una página en la que debíamos traer tantos objetos de clase como nos pedía, os la dejamos aquí para que la veáis también.

Las aventuras de Amalí, 4 prueba from Carolina Calvo Garcia

Una vez que lo íbamos consiguiendo lo íbamos tachando con tinta digital en la PDI para no equivocarnos, ¡lo hemos hecho fenomenal y lo mejor es que ha sido un trabajo en equipo!

De esta manera y gracias al esfuerzo de todo el grupo hemos ido descubriendo todas las letras de su nombre, las hemos comparado con el nuestro, hemos hecho nuestras hipótesis sobre cómo se podría llamar conforme iban apareciendo… Hasta que hemos llegado al final y hemos descubierto que nuestra chica aventurera se llama… AMALÍ

 

¡Bienvenida a nuestra clase! ¡seguro que viviremos millones de aventuras contigo!

Y, bueno, éste es el proyecto en el que con tanta ilusión llevamos trabajando desde principio de curso
 

 

Si queréis saber más sobre esta aventura no os perdáis el blog de mis queridas Cati y Carmen.

Pequeños Pizpiretos
O el mío Un Mundo de Pequeñas Cosas

¡Os seguiremos informando!

Carolina Calvo García
CRA Bajo Gállego
Ontinar de Salz

 

À table / A comer en el IES Pedro de Luna

Ya os he hablado anteriormente del proyecto eTwinning “À table / A comer”, realizado en colaboración por alumnos de Francés de 2º de ESO del Pedro de Luna y alumnos de Español del Collège Jules Romains de París.  Durante unos meses, nuestros alumnos han compartido información con los alumnos franceses sobre la alimentación, la gastronomía, las recetas… y han elaborado un fantástico recetario con los mejores platos de la “haute cuisine”.

 

En la última etapa del proyecto que hoy damos por finalizado, los alumnos españoles han pedido a sus socios franceses que les manden recetas típicas fáciles de hacer. Tenemos muchas crêpes, quiches, wraps de atún, ensaladas de todos los tipos (y colores), magdalenas, flanes y panna cotta, contribución italiana a nuestro repertorio. Pero por no quedarnos en el plano teórico, hemos metido las manos en la masa y hemos grabado unos fantásticos vídeos en los que los alumnos cocinan y explican (¡en francés!) los ingredientes y utensilios utilizados y los diferentes pasos necesarios para elaborar tan suculentos platos.

Todo el material que han realizado está disponible en el blog del proyecto, que recoge las aportaciones de todos los alumnos y que hasta hoy ha recibido más de 5000 visitas.

Ha sido sin duda una forma divertida de utilizar el francés, demostrando que no tenemos nada que envidiar a nadie (más bien al contrario) en cuanto a nuestras competencias y a nuestro aprendizaje, y nos sentimos muy orgullosos de todo el trabajo realizado.
Estamos a la espera de que se nos conceda el Sello de Calidad Nacional eTwinning, previo al Sello de Calidad Europeo. No se trata tan sólo de evaluar el trabajo que hemos realizado, sino la colaboración y comunicación entre los socios, la creatividad, la integración en el plan de estudios, el uso didáctico de la tecnología… Estamos seguros de que nos lo concederán, pero no se paran ahí nuestras aspiraciones: quién sabe si los vídeos llegan a Michelín y alguno de nuestros alumnos acaba recibiendo, además, alguna estrella…

A todos nuestros futuros Masterchefs, ¡enhorabuena!

Pepe Mas
Profesor de Francés
IES Pedro de Luna

Una experiencia sana y autogestionada (CEIP El Espartidero)

La primera inquietud de las familias del alumnado del CEIP El Espartidero,  en relación al comedor escolar, fue y es la salud de nuestros hijos y de nuestras hijas.  Antes de todos los aprendizajes que puedan adquirir en la escuela, por delante de todos los conocimientos, evaluaciones y exámenes que puedan hacer en el colegio y en la primera fila de materias, asignaturas y libros… ahí mismo situamos la SALUD de los pequeños. La oportunidad de autogestionar el comedor nos permite decidir tanto sobre la alimentación  como sobre el proyecto educativo que se desarrolla en el mismo.   Gracias al asesoramiento de la Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad y del Servicio Provincial de Educación, las familias del cole y el Equipo Directivo del CEIP El Espartidero hemos podido iniciar esta aventura.

 

Uno de los objetivos educativos del Proyecto del comedor es que los 350 niños y niñas que comen allí se hagan responsables, en la medida de sus posibilidades, de su propia salud.  Para ello es fundamental la coordinación entre los distintos grupos de trabajo: equipo directivo, familias, monitoras, cocina, proveedores…

 

 

Nuestra “metodología” es sencilla y tiene que ver con la alegría, con la cesión de la batuta y con ponerles al frente de las acciones educativas que desarrollamos en ese fantástico espacio educativo que es el aula abierta del comedor escolar.

Además de poner en marcha el comedor escolar autogestionado, hemos desarrollado algunas actividades que completan este proyecto:

 

Taller “Cocineros de El Espartidero”

Un sábado al mes celebramos, durante 3 horas, una fiesta culinaria o artístico-saludable donde los pequeños marcan el ritmo y nos invitan a reflexionar sobre nuestro papel como acompañantes en su actividad mientras vemos cómo trabajan, hablan, se mueven sin parar, exploran, preguntan y comprueban que son capaces de no seguir instrucciones.  Con tres o cuatro normas muy claras y básicas para poder deambular por la cocina con seguridad, los niños ya pueden comenzar la actividad que supone un maravilloso reto no solo para el alumnado sino también para los adultos que participan en él.

 

 

 

El trabajo se desarrolla de forma colaborativa en  grupos mixtos formados por alumnos y alumnas de entre 3 hasta 14 años.  A los mayores les encanta hacerse cargo de los más pequeños y, a estos, les fascina que los mayores les ayuden a preparar el hojaldre, por ejemplo.  En las sesiones suele haber unos 30 alumnos y alumnas del centro que revolucionan el comedor y manejan utensilios de cocina sin parar o que utilizan un material artístico de lo más variopinto.

 

 

Visitas al corazón del comedor

El objetivo de esta actividad es que el alumnado conozca la cocina, los cacharros, las máquinas y, sobretodo, a las personas que trabajan allí.  En esta visita diaria  los alumnos y alumnas  descubren qué van a comer y aprenden por qué deben alimentarse, aunque no sea de su comida preferida:  “Te alimento porque te quiero”…  Desde 6º de Primaria hasta 1º de Infantil, todos los alumnos y alumnas del centro han ido pasando por grupos con su monitora de comedor para conocer este sitio que siempre huele tan bien.

 

 

El Huerto en el comedor

Los niños y las niñas trabajan la tierra para  cultivar sus propios alimentos: lechuga, tomate, pimientos… Cuidando el huerto diariamente, aprenden el ciclo completo de las plantas.  No es solo una actividad, sino que se trata de que adopten una buena actitud ante la vida.

 

 

Para todas estas acciones es fundamental la presencia de las monitoras que también están conociendo la alimentación ecológica, la sostenibilidad y trabajan el cuidado del medio ambiente, conceptos y filosofías que en un principio resultan difíciles de encajar, pero que con el tiempo se adueñan de nuestro corazón.

Os dejamos unas palabras de nuestro Director Manuel Vergara, que ha estado con nosotros desde el principio de los principios por lo que le estamos muy agradecidos:

“Decía mi abuela que “todo lo bueno se hace esperar”. Si hablamos de algo bueno en la cocina, sabemos que los platos sencillos cuestan poco de saborear, pero mucho en su aprendizaje. El comedor de El Espartidero ha sido un guiso sencillo, cuando se degusta a diario, pero laborioso en su llegada donde estamos ahora.

 

Siguiendo con el símil, al principio de todo necesitamos ingredientes: ideas que fueran interesantes, fuerza  para llevarlas a cabo, principios como “con la comida no se juega”Y así, fuimos al mercado de nuestro colegio y soñamos ideas, intentando “venderlas” y venderlas bien. La vieja olla del convencimiento cocía a fuego lento nuestro particular condumio.

 

Lastimosamente, el primer caldo se nos pasó. Entretenidos como estábamos en otros menesteres, se evaporó la ilusión y llegaron las dudas. Estuvimos a punto de dejarlo estar e ir a un supermercado a comprar los sobres mágicos que preparan las sopas que no son (ni serán nunca) nuestras. Pero nos recuperamos.

 

El siguiente ingrediente era el dinero. Prosaico como él solo, nos sonreía de lejos para ponernos las cosas difíciles. Conseguimos que una amiga nuestra como es la confianza, nos fiara un poco más en la tienda del Servicio Provincial de Educación y empezaran las obras de la nueva cocina del colegio. El verano, con la ayuda de todos, nos trajo el regalo de poder empezar a poner la mesa y que nuestros chiquillos comieran como en casa.
Y se abrió el telón y aparecieron los entrañables Carmen y Néstor, los cocineros, las ayudantes, las monitoras, se nos estropeó una sartén, vino un señor muy serio a decir que “ojo con las limpiezas y las inspecciones de salud pública”, rellenamos muchos estadillos, nos manchamos de compromiso social, alguien nos dijo un día que: “perseguimos un sueño y lo conseguimos” y, sin darnos cuenta, lloramos un poco a escondidas, murmurando para nosotros mismos un “somos muy pequeños pero muy grandes”… y lo dijimos para todos los que estuvieron y ya no están; los que estamos, pero por poco;  y, sobretodo, lo dijimos alto para los que no estaban y seguro que estarán”.